Marlene Desdunes –maestra de una escuela pública de Miami– no entiende cómo una buena idea, basada en una verdad comúnmente reconocida, se ha vuelto tan controversial.

Pero, la ex organizadora del sindicato de maestros ahora está peleando en su propio sindicato para asegurarse de que los estudiantes con desventajas no terminen perdiendo oportunidades como resultado de esto.

“Todos los maestros saben que los estudiantes aprenden de diferentes maneras”, dice Marlene. “Y a la luz de esta evidente verdad, los estudiantes y los padres merecen opciones educativas más allá de las que estén disponibles en la escuela local de su distrito”.

Para Desdunes, el programa de School Choice no es sólo bueno para los estudiantes y padres de familia, es bueno también para los educadores.

De hecho, en su mente, es a la vez tremendamente poco realista y profundamente injusto esperar que cada escuela se ajuste excelentemente a todos los niños.

Desafortunadamente, la Asociación de Educación de la Florida (FEA) no comparte la apreciación de Desdunes sobre dar opciones a los padres.

En el 2014, el sindicato de maestros presentó una demanda buscando la eliminación de un programa de School Choice, el cual atiende a más de 70,000 estudiantes en desventaja.

El sindicato sostiene que el programa de becas de la Florida para estudiantes de bajos ingresos desvía los recursos del sistema de educación pública. Pero el ex juez del Tribunal Supremo Raoul Cantero se opone a esta afirmación, señalando que el programa de becas Step Up está financiado en donaciones por ventajas fiscales de las empresas de Florida, en lugar de fondos estatales.

Por supuesto, incluso si el programa de becas Step Up fuese financiado por el estado, la demanda del sindicato tiene “un tono dolorosamente sordo para los estudiantes de escasos recursos y sus padres”, según Desdunes. El año pasado, ella y un grupo de otros padres presentaron un recurso legal para que se mantenga el programa de becas.

Marlene sabe, por experiencia propia como madre, que diferentes niños a menudo necesitan diferentes tipos de acuerdos para la escolarización. Su hijo mayor asiste a una escuela secundaria pública en Miami, donde él está desarrollándose en un programa de talento de la escuela. Sin embargo, una disposición similar para Marlene, su hija menor, resultó ser una mala solución. Y cuando Desdunes comenzó a buscar soluciones, descubrió el programa de becas Step Up. “Debido al programa de becas por crédito fiscal, fue posible ponerla en una escuela privada”, informa Marlene, “Y eso cambió su vida”.

Desdunes reconoce que algunos padres podrían no tomar las mismas decisiones de escolarización que ella ha tomado. Pero piensa que todos los padres deben tener el derecho a elegir el entorno educativo que mejor se adapte a las necesidades, intereses, aptitudes y estilo de aprendizaje del niño. “Elegimos el médico de nuestros hijos, elegimos los amigos de nuestros hijos, elegimos sus actividades después de la escuela”, nos dice. “¿Por qué la elección sobre su educación ha de ser tomada sin mí?”

Puede sorprender a algunos que miembros que pagan al sindicato de maestros de la Florida pudieran estar abogando por un programa de School Choice, convertido en ley por el ex gobernador de Florida, Jeb Bush. Pero Marlene piensa que la gente de todo el espectro político debe estar trabajando en conjunto para promover mayores opciones de aprendizaje para todos los niños. “Mi mayor esperanza es que esto no se convierta en un problema de “azul” o un problema de “rojo”, sino en uno púrpura”, dice Marlene.

En esto, ella no es la única.

El reverendo H.K. Matthews, un icono de Pensacola, quien marchó en Selma con Martin Luther King, ha escrito una serie de columnas a favor del programa de becas de la Florida para estudiantes de bajos ingresos. Julio Fuentes, del Consejo Hispano para la Reforma y las Opciones Educativas (HCREO), con sede en Florida, ha instado a los legisladores de otros estados para impulsar nuevas becas de crédito fiscal siguiendo el modelo innovador de la Florida. Y a principios de este año, el reverendo Martin Luther King III se unió a otros líderes de derechos civiles para protestar por la demanda de la FEA, en un gran acto celebrado en Tallahassee conmemorando el Día de MLK.

En la actualidad, la demanda de la FEA sigue su sinuoso camino a través de los tribunales de la Florida (el sindicato perdió la primera ronda de esta batalla, pero optó por apelar esa decisión, a pesar de las objeciones de algunos de sus aliados quienes ahora no apoyan el caso).Marlene Desdunes espera que el destino de más de 70,000 estudiantes de bajos ingresos no siga anclado innecesariamente en los tribunales. “Por el bien de los niños de Florida”, dice, “mi sindicato debe retirar la demanda ahora”. Desdunes y Fuentes, entre otros, estarán hablando en Miami el 3 de mayo, en “Increasing Economic Mobility Through Educational Choice”, un almuerzo educacional organizado por el Instituto James Madison.Más información en la página web del Instituto,www.jamesmadison.org.

William Mattox: Director de J. Stanley Marshall Center for Educational Options en The James Madison Institute.

Article:http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article74769962.html